Cargando...
La obesidad infantil se consolida en Cataluña. Uno de cada cinco catalanes de entre 6 y 10 años corre serio riesgo de ser obeso en el futuro. El 7,3% de ellos, de hecho, ya pueden considerarse obesos en su estado actual. Otro 12,7% sufren sobrepeso y, de no adoptar hábitos más saludables, deberán ser tratados dentro de pocos años. Así lo revela un estudio de la Generalitat que la consejera de Salud, Marina Geli, adelantó en unas jornadas sobre la obesidad celebradas en Barcelona. "No se ha mejorado respecto a años anteriores, peor tampoco se ha empeorado", atemperó la consejera. El fenómeno, sin embargo, se afianza y se expandirá en el futuro. Lo advirtieron varios expertos al detectar que los hábitos de la infancia son cada vez menos saludables. "Hay un exceso de sedentarismo que puede ser peligroso", reconoció Geli. Verduras y Colegios El problema pasará factura en breve: la Unión Europea (UE) estima que la obesidad supone ya un coste de 180 billones de euros. Lo desorbitado de la cifra se explica por el cúmulo de enfermedades cardiovasculares que implica un exceso de sobrepeso y la pérdida de capacidad productiva que comporta. "Es una epidemia que puede llevarnos a la ruina", señaló el director adjunto de Agricultura de la UE, Lars Hoelgaard, presente en el acto. El fuerte desgaste económico ha puesto en marcha la maquinaria de la UE: el órgano comunitario dedicará 90 millones de euros a financiar hortalizas y frutas para todos los colegios del continente de forma gratuita. "Empezaremos el próximo curso", reveló Hoelgaard. La medida va dirigida a los 26 millones de niños de entre 6 y 10 años escolarizados en la UE. "Son los que están en edad de aprender a comer", detalló Hoelgaard, que no descartó ampliar el plan a los alumnos de 4 a 12 años. La UE ha resuelto a actuar con urgencia porque el fenómeno lo exige. Un total de 5,1 millones de niños ya son obesos y 22,1 millones tienen sobrepeso. Y la cifra va subiendo: cada año se detectan 400.000 nuevos casos en los 27 países comunitarios. Fuente: El País