Cargando...

Vicios de los hombres

El tabaco, la comida y el sillón pasan factura a la salud de los hombres
El cáncer y los problemas cardiovasculares son las principales amenazas de la salud de los hombres, y su aparición está muy relacionada con el estilo de vida. La considerada buena vida, de comilona, copa y puro, no es sana si se convierte en una costumbre. Los excesos se pagan en salud y en pérdida prematura de años de vida. Por el contrario, una mayor austeridad dietética y un menor apego al sillón se premian con un aumento de la longevidad. El sedentarismo, comer de forma poco saludable, beber alcohol habitualmente, fumar y mantener prácticas sexuales de riesgo es más frecuente entre los hombres de menor nivel socioeconómico, destaca un informe de la Comisión Europea, una realidad que se repite en los 27 estados miembros. Estas conductas tienen un extraordinario impacto económico, que será visible en 2060, cuando se estima que habrá 24 millones menos de hombres en edad de trabajar (entre 15 y 64 años) y 35 millones más de mayores de 65 años. El documento, titulado el Estado de salud de los hombres en Europa, señala que los varones suelen ir poco al médico, y en muchas ocasiones, cuando lo hacen, es tarde, las enfermedades están avanzadas y las posiblidades de tratamiento se reducen notablemente. Esta demora es muy negativa en el cáncer que, junto a los procesos cardiovasculares, son las principales causas de muerte. Cada año, los tumores matan a 700.000 europeos, de los que 190.000 tienen menos de 65 años de edad. El cáncer más mortal es el de pulmón, aunque su incidencia está disminuyendo entre los varones y aumentando en las mujeres (en Dinamarca, Islandia y Suecia las tasas en ambos sexos se están igualnado). Los diagnósticos de cáncer de próstata aumentan, hasta el punto de que cada año se detecta un millón de afectados. Entre los varones jóvenes de 20 a 35 años de edad, el cáncer de testículo es la primera causa de muerte oncológica, un terreno en el que España, junto a Reino Unido, presenta las cifras más bajas (dos fallecidos por millón de personas, la mitad que la media de la UE y muy lejos de los 12 fallecidos de Bulgaria). En cuanto a las enfermedades cardiovasculares, son las responsables del 36% de los fallecimientos en el conjunto de la UE, aunque oscilan entre el 61% de Bulgaria y el 25% de Francia (Portugal, España, Italia y Holanda también presentan tasas inferiores a la media y se colocan en las últimas posiciones de la tabla). Con todo, el informe destaca que desde el año 1968 la mortalidad cardiovascular se ha reducido y ha pasado de los 6.000 fallecidos por millón de habitantes a los menos de 4.000 actuales). Y como correponsables de la pérdida de salud siempre aparecen la obesidad y el sedentarismo. La primera ya ha alcanzado la categoría de pandemia, y aunque afecta a todas las edades, los problemas de peso son más frecuentes entre los hombres de entre 45 y 54 años (el 65% tiene obesidad o sobrepeso). Las tasas más elevadas se registran en Reino Unido, Alemania y Malta, donde más del 65% de los varones tiene sobrepeso (su índice de masa corporal es superior a 25). Por el contrario, Noruega, Estonia y Francia tienen una cifra de sobrepeso masculino inferior al 45%. Guerra al sedentarismo Esta realidad ha llevado a algunos países a intentar atajar el problema aprobando tasas a la comida rápida. El objetivo es revertir el aumento de la incidencia de hipertensión arterial, la diabetes y la hipercolesterolemia que se traducen en más casos de cáncer y ataques cardiovasculares. ¿Y qué es lo que está llevando a ese imparable aumento del peso? El informe apunta al incremento del sedentarismo, al descenso del trabajo manual, al consumo de alcohol, a que se camina menos y a las largas jornadas laborales. Una de las soluciones que propone el documento es incrementar la actividad física, que aunque es más habitual entre los varones que en las mujeres, está muy lejos de las recomendaciones para obtener un efecto positivo sobre la salud. La buena noticia es que los españoles están por encima de la media en la práctica deportiva.