Cargando...

Esperar a que el paciente tenga IMC mayor de 40 empeora los resultados de la cirugía

Grados de obesidad

Se estima que más del 34 por ciento de los adultos en los EE.UU. padecen obesidad, con un índice de masa corporal (IMC) mayor de 30 o más.

En España, la tasa de obesidad en adultos se estima actualmente en el 28%, aunque va incrementándose rápidamente.

Lograr un IMC de menos de 30 es un objetivo importante de la cirugía bariátrica, dado el mayor riesgo de enfermedades relacionadas con el peso y el incremento de riesgo de mortalidad con un IMC por encima de este nivel.

El Dr. Oliver A. Varban, de la Universidad de Michigan y sus colegas han llevado a cabo un estudio para identificar qué factores antes de la cirugía de obesidad predicen (se asocian a) que el paciente alcance un IMC <30 un año después de la cirugía bariátrica.

Se estudiaron los datos de un total de 27.320 adultos que se sometieron a cirugía bariátrica en Michigan entre junio de 2006 y mayo de 2015. Utilizaron una regresión logística para identificar los predictores de IMC<30 a 1 año postcirugía, así como las complicaciones postoperatorias a los 30 días y la remisión de comorbilidad (mejora total o parcial de enfermedades asociadas como diabetes tipo II, hipertensión, apnea, etc).

 

Se encontró que solo el 36% (9.713 pacientes) alcanzaron un IMC <30 al año de la cirugía bariátrica. El principal factor predictivo de IMC<30 tras 1 año de cirugía fue tener un IMC preoperatorio<40, y además fue significativamente más probable en los pacientes operados de bypass gástrico y manga gástrica que en los operados de banda gástrica.

La conclusión más evidente de esta parte del estudio, es que retrasar la cirugía hasta un IMC>40 supone una disminución significativa de probabilidades de conseguir un IMC<30 tras la cirugía, es decir, de conseguir un resultado óptimo.

 

Sólo el 8,5 por ciento de los pacientes con un IMC> 50 preoperatorio alcanzó un IMC< 30 después de la cirugía bariátrica. Los superobesos, por tanto, requieren cirugías más potentes y tendrán peores resultados que con IMC más bajos.

Los pacientes que tras la cirugía alcanzaron un IMC <30 tuvieron tasas significativamente más altas de resolución de sus enfermedades asociadas a la obesidad (colesterol alto, diabetes y presión arterial alta, apnea del sueño), en comparación con los pacientes que se quedaron con IMC por encima de 30.

 

Los autores de este estudio concluyen que las recomendaciones actuales de cirugía bariátrica para IMC>40 o IMC>35 con enfermedades asociadas, probablemente deberían ser revisadas, puesto que generan unos peores resultados que con IMC más bajos, sobre todo considerando que las cirugías bariátricas actuales son mucho más seguras que cuando se estableció este Consenso por los Institutos Nacionales de Salud de los USA en 1991. 

Calculadora IMC