Cargando...

Alimentación adolescentes

Alimentación adolescentes

Barcelona, 13 mar (EFE).- Los trastornos vinculados a la alimentación están creciendo cada año, según alertan las conclusiones de un estudio del Institut d'Infància i Món Urbà de Barcelona, que constata un incremento de los chicos y chicas que comienzan a hacer dieta a edades cada vez más tempranas. El estudio, elaborado a partir de 3.000 encuestas a adolescentes del Panel de Familias e Infancia (2006-2008), revela que en la ciudad de Barcelona un 7% de los adolescentes de entre 15 y 19 años sufre sobrepeso, un 4% obesidad y un 5% tiene un peso insuficiente. En Cataluña, según el informe, la obesidad y el sobrepeso prevalecen más entre los adolescentes de familias con rentas bajas. De hecho, en los hogares con ingresos anuales de menos de 28.000 euros, el 18% de adolescentes tiene sobrepeso y un 7% padece obesidad, mientras que en las familias con más de 43.200 euros de ingresos anuales el sobrepeso se reduce a un 15% de los chicos y un 7% de las chicas. Según el mismo estudio, en Barcelona, el 23,5% de los chicos y el 53,9% de las chicas han intentado perder peso alguna vez en los últimos doce meses. Otro dato preocupante que aparece en el informe del Institut d'Infància i Món Urbà (CIIMU, según sus siglas en catalán) es que "una de cada veinte chicas adolescentes se ha provocado el vómito alguna vez en el último año como método para perder peso". Hacer ejercicio o deporte es la práctica preferida por los adolescentes (un 86,2% de los chicos y un 73,8% de la chicas) de Barcelona para reducir peso, seguido por rebajar la cantidad de alimentos en cada comida (58,5% chicos y 73,8% chicas) y dejar de comer algunos alimentos (56,9% chicos y 71,8% chicas). Un 3,1% de los chicos y un 2,9% de las chicas optan por tomar pastillas para adelgazar, mientras que otro 2,9% de las chicas deciden tomar laxantes, una práctica que ningún chico reconoce hacer. Un 9,2% de las adolescentes reconocen que alguna vez se han provocado el vómito para adelgazar, cifra que desciende a un 3,1% en el caso de los chicos. La dieta con seguimiento médico es el método preferido por un 21,4% de las chicas y un 18,5% de los chicos, mientras que las dietas por su cuenta, sin control médico, es preferida por un 50% de las chicas y un 53,8% de los muchachos. Aunque existen estudios que acreditan que consumir refrescos no está necesariamente relacionado con un incremento de la obesidad, el informe del CIIUM de Barcelona constata que el 19% de las chicas y el 28% de los chicos de 3 a 14 años consumen bebidas o refrescos con azúcar cuatro veces por semana. Un 60% de los adolescentes reconoce que consume una vez por semana comida rápida, un hábito que se incrementa con la edad hasta llegar al 18,5% de los jóvenes de 12 a 14 años que dicen consumir este tipo de comida tres veces a la semana. Otro dato que aparece en el estudio es que un 70% de los padres y madres residentes en Barcelona ciudad considera que sus hijos e hijas tienen una salud excelente o muy buena y sólo un 0,2% la considera mala. En otro apartado del estudio también se resalta que están aumentando los trastornos de adaptación y emocionales específicos en la infancia y la adolescencia, tanto en chicos como en chicas. EFE