Cargando...

Aumento de productividad laboral tras la cirugia de obesidad

Productividad laboral tras la perdida de peso
La pérdida de peso tras cirugía de obesidad aumenta la productividad laboral
 
Los pacientes sometidos a cirugía bariátrica presentan una mejoría significativa en la función física y una reducción de los síntomas depresivos, disminuyendo también de forma importante su absentismo laboral, según un trabajo publicado en JAMA.
La evidencia disponible muestra que la obesidad importante se asocia con aumento de días de baja laboral, incapacidades laborales temporales y permanentes y enfermedades profesionales.
También es evidente que la cirugía bariátrica es un tratamiento eficaz para pacientes con obesidad severa.
Sin embargo, la evidencia es limitada en cuanto a la relación entre la cirugía bariátrica y la productividad laboral.
El Dr. David R Flum, de la Universidad de Washington, Seattle, y sus colegas evaluaron el estado en el trabajo y el cambio en la productividad en los primeros tres años después de la cirugía bariátrica para la obesidad severa.
Este estudio incluyó a adultos no jubilados y empleados, con obesidad severa y sometidos a cirugía bariátrica, que completaron un cuestionario de productividad laboral y deterioro de la actividad antes de la cirugía y anualmente después de la cirugía durante 3 años. Se evaluó el estado de trabajo y el absentismo en el trabajo de la semana pasada (falta de trabajo debido a la salud) y el “presentismo” (estoy trabajando pero enfermo o muy incómodo por mi estado de salud).
Se estudiaron 2.019 pacientes. La edad media fue de 45 años y el índice de masa corporal promedio antes de la cirugía fue de 46. El 80 por ciento eran mujeres. La pérdida de peso promedio fue del 28% del peso corporal total a los tres años.
La incidencia de absentismo laboral fue menor en el primer año post-cirugía (10,4 por ciento) frente a la pre-quirúrgica (15,2 por ciento). Entre el 1º,2º y 3º año no hubo diferencias en las cifras de absentismo.
La prevalencia de “presentismo” (trabajo enfermo o muy incómodo) fue más baja que la pre-cirugía en todos los tiempos post-cirugía, pero fue disminuyendo conforme pasaban los años al ir bajando de peso y mejorando el estado de ánimo del paciente.
Las mejoras en la función física y los síntomas depresivos se asociaron independientemente con menores riesgos de absentismo y presentismo. Mayor pérdida de peso se asoció de forma independiente con menor riesgo de presentismo post-cirugía.
La reducción en el “presentismo” después de la cirugía puede explicarse por la pérdida de peso, la mejora de la función física y la reducción de los síntomas depresivos.
Bajo este prisma, las empresas podrían y deberían plantearse proponer a sus empleados, y cubrir los costes –total o parcialmente- de la cirugía bariátrica.
 
Un abrazo a tod@s.