Cargando...

Obesidad

Una sospecha que cada día se aproxima más a una evidencia. Así podría definirse la relación entre obesidad y el riesgo de padecer un cáncer, una relación que centró buena parte del encuentro anual de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN). Y es que, tal y como asegura Felipe Casanueva, jefe del Departamento de Endocrinología del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela, "los estudios epidemiológicos ya hablan de esta relación, se ha demostrado que la obesidad por sí mismo incrementa algunos tipos de cáncer de una forma clara, sobre todo en cáncer de mama y de colón, y con menos frecuencia en el de próstata y de páncreas". Respecto a las causas de esta relación, Casanueva explica que "no se conocen aún, aunque trabajamos con la hipótesis de que posiblemente sería la resistencia periférica a la acción de la insulina, que es muy típica de la obesidad, la que podría explicar esta situación de asociación entre obesidad y cáncer". En este sentido, indica que hacen falta más estudios para probar definitivamente esta relación. En el encuentro se presentaron las novedades para el abordaje del cáncer diferenciado de tiroides, donde hay prometedores resultados relacionados con el uso de técnicas genéticas en el proceso diagnóstico de la enfermedad y el estadiaje de los tumores, para una mayor personalización del tratamiento quirúrgico. Para José Manuel Gómez, coordinador del Grupo de Cáncer de Tiroides de la SEEN, "se hacen necesarios los esfuerzos de numerosos especialistas coordinados por el endocrinológico que es el primero que ve a los pacientes". Aunque señaló que el protocolo de actuación ante el cáncer de tiroides en España "es el mejor posible", destacó que en la práctica no es todo lo homogénea que debería ser la actuación. Otras patologías Durante el congreso de la SEEN, en el que participaron más de 1.000 especialistas y donde se realizaron 350 comunicaciones libres, se presentaron también los resultados de una nueva formulación de tratamiento con corticoides para los pacientes que padecen la enfermedad de Addison. Esta nueva formulación, duocort, se adapta más a la propia fisiología de los pacientes, ya que tiene un sistema que hace que se disuelva y pase a la circulación más tarde por lo que el pico de cortisol se produce durante la noche, lo que, para los expertos "puede transformarse en el futuro en el tratamiento de elección para estos pacientes". Respecto al tratamiento de la patología endocrinológica, se comprobó que determinados tratamientos hormonales son enormemente eficaces, y se apostó por una aproximación multidisciplinar para estos pacientes con la participación de oncólogos, gastroenterólogos y endocrinólogos.