Cargando...

Psicología

Sushi
Ser conscientes de que tenemos delante una ración más pequeña, pero que vamos a comer más veces al día, puede sernos muy útil a la hora de perder peso, ya que la cantidad total de calorías ingeridas al final de la jornada será inferior. La investigación que sirve de base a las afirmaciones anteriores ha sido realizada por Ellen van Kleef, Mitsuru Shimizu y Brian Wansink, de la Universidad de Cornell, en Nueva York (Estados Unidos). El objetivo era comprobar si las personas que habían recibido una ración de alimentos más pequeña se sentían más hambrientos quince minutos después de tomarla. Para ello, dividieron a los voluntarios en dos grupos. El primero, tomó una ración abundante de diversos alimentos: 80 gramos de patatas fritas, 100 de chocolate y 200 de pastel de manzana, con un total de 380 gramos y 1.370 calorías. El segundo grupo se conformó con una ración bastante más escasa de todos ellos: 10, 40 y 10 gramos, respectivamente, sumando solo 60 gramos y 195 calorías en total. Hay que hacer notar que la cantidad ingerida por el segundo grupo fue del 16% en gramos y del 14% en calorías con respecto a lo que ingirió el primero. Es decir, menos de la sexta parte. A pesar de ello, a los quince minutos de haber comido, los del segundo grupo se sintieron igual de saciados que los del primero. La lección práctica que nos da esta investigación, de cara a perder peso, es muy importante: puede saciarse el hambre con raciones pequeñas, siendo preferible comer con más frecuencia al día, pero cantidades menores. Servirse raciones más grandes, puede hacernos comer hasta un 45% más. Para cambiar esta costumbre, hay multitud de trucos para reducir el tamaño de las raciones: - Utilizar platos más pequeños - Dejar el sobrante en la cocina - Cocinar menos cantidad - No insistir en terminar la comida que tenemos en el plato - Compartir comida cuando se come fuera - Concienciar a la familia y a los amigos de que una ración más pequeña es más sana que una abundante. Es cuestión de salud. Fuente: Van Kleen Ellen, Mitsuru Shimizu and Brian Wansink (2013): Just a bite: considerably smaller snack portions satisfy delayed hunguer and craving, Food Quality and Preference, 27 (1): 96-100. Isabel Rubió Psicología IntraObes