Cargando...

Dietas desequilibradas

Dietas desequilibradas
Cada vez son más los estudios que aconsejan el abandono de las dietas desequilibradas como método de tratamiento para el control del peso. Aquí os escribimos 10 razones para no hacer dietas en las se come poca variedad de alimentos y/o se saltan comidas al día, dietas en definitiva, no saludables. Tengamos en cuenta que en este tipo de dietas NO SALUDABLES, ocurre lo siguiente: 1. Las dietas restrictivas, no funcionan Quien hace dieta, no pierde peso de forma duradera. Hacer dieta produce pérdidas de peso a corto plazo, no más allá de seis meses, seguidas por una recuperación de peso. Con frecuencia se gana más peso del que se había perdido. (los estudios muestran que las personas que hacen dieta son más propensas a desarrollar sobrepeso que las que comen con normalidad). 2. Hacer dietas no saludables puede causar lesiones y muerte La muerte súbita por arritmia cardíaca o desequilibrio electrolítico es un riesgo real. Año tras año, hacer dieta se relaciona con graves daños para la salud y mortalidad. 3. Hacer dietas para ver resultados a muy corto plazo, altera los procesos normales del organismo Las pérdidas rápidas de peso sitúan al organismo en un estado estresante y defensivo. El organismo trata de protegerse contra las pérdidas de peso reduciendo la tasa cardíaca, la temperatura y la función sexual, entre otras. En definitiva, se produce una reducción en la tasa metabólica. Además, se produce un descenso en la actividad intelectual, emocional y social. 4. Hacer dieta causa ciclos de pérdida y recuperación del peso (Efecto yo-yo) La investigación muestra que las tasas de mortalidad más altas se asocian con los ciclos de pérdida y recuperación del peso. 5. Las personas que hacen dieta de manera no saludable, a menudo se sienten cansadas, mareadas y tienen dificultades para concentrarse Pueden carecer de los nutrientes esenciales, incluyendo hierro de calidad, zinc, proteínas y calorías suficientes. 6. Hacer dieta del tipo restrictiva, de entre otras, lleva a episodios de atracones, alimentación caótica y alterada Hacer dieta altera el comportamiento alimentario normal. Las personas que hacen dieta acaban por anular las señales normales de hambre y saciedad, por lo que ya no pueden saber cuándo tienen hambre o cuándo están llenos, y comer en consecuencia. 7. Hacer dieta no saludable, es el principal precursor de los trastornos de la conducta alimentaria Muchos expertos creen que la tasa creciente de trastornos de la conducta alimentaria en varios países se debe, al menos en parte, al alto porcentaje de personas que están a dieta y restringen alimentos. 8. Hacer dieta de forma estricta, provoca preocupación por la comida Las personas que hacen dieta pasan más tiempo pensando en la comida y en comer. Se cree que este “deseo de comer” que surge cuando se limita la comida, es un rasgo natural de supervivencia del organismo para defenderse contra el hambre. 9. A nivel social, hacer dieta minusvalora la mujer, y cada vez más a hombres y niños Al hacer dieta se centra la atención en la apariencia, más que en la valía personal, el talento y la realización personal. Y, desgraciadamente, las madres que hacen dieta se convierten en modelos de hacer dieta para sus hijos. 10. Las personas que hacen dieta ponen sus vidas en suspenso, “esperando a ser delgadas” En lugar de jugar al juego de la espera, acéptate a ti mismo y a los demás. Puedes estar bien, tal y como eres. Adapatado de “Top 10 reasons Not to Diet” en Women afraid to Eat: Breaking Free in Today’s Weight –Obessed World”, de Frances M. Berg. 2008, 2001, 2000. Healthy Weight Network. Desde IntraObes (Investigación y Tratamiento de la Obesidad) queremos transmitiros que si el objetivo que tenéis es el de perder peso, hay que conseguirlo, pero no poniendo en riesgo vuestra salud haciendo malabares con la alimentación. Una dieta equilibrada y variada, llevar una vida activa y hacer ejercicio físico, junto con la sensación de estar llevando una vida saludable y no de estar “haciendo dieta”, son claves para ayudar a bajar de peso sin dejarse la salud por el camino. Isabel Rubió Psicología IntraObes