Cargando...

Obesidad en la niñez

Obesidad niños
La epidemia de obesidad y sedentarismo provoca que cada vez más personas de corta edad sufran diabetes, una enfermedad que mata cinco millones de personas al año. Desde hace unos años Europa presencia un fenómeno inaudito: niños que sufren una enfermedad típica de personas mayores. El cambio radical del estilo de vida en las sociedades industrializadas y la epidemia de gordura entre niños, jóvenes y adultos agravada por la comida basura y las bebidas azucaradas están acelerando otra epidemia paralela de diabetes tipo 2, la variante más común de esta enfermedad. El fenómeno es tan nuevo que apenas hay datos y estudios sobre el tema. Sin embargo, la Federación Internacional de la Diabetes (IDF) ya ha alertado de que puede convertirse en un nuevo problema de salud pública mundial. “Se necesita urgentemente más información sobre este nuevo aspecto de la epidemia global de diabetes”, resalta la organización, que agrupa a asociaciones nacionales de 160 países, incluida España, y está apoyada por la industria farmacéutica. “Hasta ahora la diabetes tipo 2 solo afectaba a personas de más de 50 años, el pico de casos se detectaba a los 65, y en personas jóvenes nunca la encontrábamos”, explica Albert Goday, jefe de sección de Endocrinología del Hospital del Mar. “Ahora, en España, estamos viendo que los niños con obesidad tienen cada vez más diabetes tipo 2”, resalta. La diabetes es una enfermedad crónica en la que el cuerpo pierde su capacidad de producir insulina o se vuelve resistente a ella. Esta hormona controla los niveles de azúcar en la sangre y cuando falta o falla, el exceso de azúcar causa daños en diferentes órganos y acaba produciendo serios problemas de salud. La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune con un fuerte factor genético. En la tipo 2, los mayores factores de riesgo son la mala alimentación, la obesidad y la falta de ejercicio. Se estima que comer sano y hacer algo de deporte podrían evitar hasta el 80% de los nuevos casos que se registran cada año. Fuente: El País Isabel Rubió Psicología clínica Escartí