Cargando...
El sobrepeso contribuirÃa al dolor crónico al sumar carga a las articulaciones, mientras que la obesidad promueve la inflamación. Las mujeres y las personas obesas son particularmente vulnerables a padecer algún tipo de dolor crónico una vez superados los 70 años de edad. Asà ha venido confirmado por las evidencias del estudio desarrollado por investigadores de la Facultad de Medicina Albert Einstein (Estados Unidos) y publicado en el último número de la revista Journal of the American Geriatrics Society (2009;57:115-119). La obesidad se está volviendo cada vez más prevalente entre los ancianos de los paÃses desarrollados, razón por la que, en opinión de los autores, se hace necesario estudiar la relación entre el exceso de peso y el dolor crónico en esta población, asà como también el papel de cuadros que influirÃan tanto en el dolor como en la obesidad, caso de los problemas de salud mental. Es por ello que el equipo dirigido por el Dr. Richard B. Lipton estudió a 840 hombres y mujeres que participaban en un estudio sobre envejecimiento que incluÃa a adultos neoyorquinos de 70 o más años. En general, el 52% padecÃa algún tipo de dolor crónico, incluido un 40% de los hombres y un 59% de las mujeres. Comparadas con aquellas que no sentÃan dolor, las personas con dolor crónico presentaban el doble de riesgo de tener sÃntomas de depresión o ansiedad. El dolor crónico fue dos veces más común entre los obesos y cuatro veces más habitual en las personas con obesidad extrema. Asimismo, los ancianos con obesidad eran más propensos que los normopesos a padecer dolor en prácticamente todo el cuerpo. Incluso después de que los investigadores tuvieron en cuenta la depresión, la ansiedad, la hipertensión arterial y la diabetes, asà como también la edad, el género y la educación, la relación entre la obesidad y el dolor crónico continuó siendo importante. En palabras del Dr. Lipton, âel sobrepeso contribuirÃa al dolor crónico al sumar carga a las articulaciones. Además, la obesidad promueve la inflamación, lo que podrÃa ser otro factor que influye en la dolenciaâ? Fuente: Jano.es