Cargando...

Lactancia materna

Los beneficios sobre la salud del niño y de la madre aumentan a medida que se prologa el amamantamiento.
 
Alrededor del 70% de las madres españolas opta por dar el pecho al inicio de la maternidad, aunque menos del 20 por ciento lo mantiene hasta los seis meses, una cifra muy alejada de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que sugieren que se amamante como mínimo medio año. Con motivo de la Semana Internacional de la Lactancia Materna, que se está celebrando, al doctora Marta Díaz, coordinadora del Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría (AEP) insiste en la importancia de la lactancia materna, ya que, «además de ser beneficioso para el niño y la madre, es un factor preventivo de enfermedades como la diabetes o la obesidad», asegura.
Varios estudios han demostrado que la lactancia condiciona una reducción del riesgo relativo de enfermedades cardiovasculares, diabetes, leucemia e incluso la obesidad. En cifras, el mantenimiento de la lactancia durante los dos años logra reducir el riesgo de obesidad en casi un 25%, en un 50% el riesgo de padecer otitis media aguda, la gastroenteritis, en un 64% de los casos y el asma infantil en uno de cada cuatro casos.
También tiene un impacto positivo en el desarrollo intelectual. Según la doctora Marta Díaz, «los niños amamantados tienen mejor desarrollo psicomotor y social durante el primer año de vida y obtienen mayores puntuaciones en los tests cognitivos y de coeficiente intelectual en la etapa escolar».
Según las recomendaciones de la OMS, lo ideal es que el niño reciba leche materna hasta los dos años de edad, un plazo que, sin embargo, «aún es complicado de cumplir en la mayoría de países desarrollados, aunque poco a poco comience a normalizarse», según señala la doctora Díaz. Los expertos insisten en que durante los seis primeros años de vida la leche materna cubre todas las necesidades del niño sano y, posteriormente, la lactancia puede mantenerse hasta los 24 meses introduciendo en la dieta alimentos complementarios. «Existen evidencias de los inconvenientes de un destete precoz, pero no se han descrito inconvenientes de la lactancia prolongada. Al contrario, muchos de los beneficios de la lactancia materna sobre la salud del niño y de la madre son tanto más reales cuanto más prolongada es la lactancia, ya que hay una relación dosis-respuesta», argumenta la coordinadora del Comité de Lactancia.
Cuestión social
En la sociedad actual, el estilo de vida, el papel de la mujer en el mundo laboral y la escasez de medidas gubernamentales que concilien de la vida laborar y personal influyen en que sólo una de cada cuatro madres pueda dar el pecho a su hijo tras la baja maternal. «Existen múltiples factores que hacen que las madres se vean obligadas a interrumpir la lactancia antes del tiempo recomendado, un hecho que no sucede en los países del norte de Europa, donde promueven políticas sociales que extienden la baja maternal y fomentan la lactancia», comenta la doctora Díaz.
 
Enlace: