Cargando...

A LARGO PLAZO Y DE LA MODIFICACIÓN DE HÁBITOS ALIMENTARIOS Y DE ESTILO DE VIDA DESPUÉS DE CIRUGÍA DE LA OBESIDAD

habitos alimentarios

Los pacientes de cirugía bariátrica son más propensos a mejorar sus hábitos alimentarios y se adhieren a las directrices dietéticas después de la cirugía con elevada frecuencia. Sin embargo, son menos propensos a aumentar su actividad física y dejar de fumar de acuerdo con un estudio publicado recientemente (http://springerplus.springeropen.com/articles/10.1186/s40064-016-3133-1#Tab3) Los autores del estudio indican que los pacientes deben ser alentados a trabajar con su equipo multidisciplinar (médico, nutricionista, psicólogo y entrenador personal) para maximizar sus resultados. Los investigadores de la Universidad de Pavía, de la Universidad de Milán, del Consejo Nacional de Investigación de Italia, y del Hospital General de Massachusetts de la Escuela de Medicina de Harvard, señalan en su documento "Evaluación de los hábitos alimentarios y del estilo de vida en pacientes con obesidad antes y después de la cirugía bariátrica” que aunque la cirugía bariátrica ha demostrado ser eficaz en pacientes con obesidad mórbida, la pérdida de peso y su ligera recuperación a medio plazo -incluso para los pacientes sometidos al mismo procedimiento quirúrgico- varían en función de la mejora de sus hábitos alimentarios y de su actividad física. Estudios previos han demostrado que la adhesión a los regímenes alimentarios postoperatorios, las rutinas de ejercicio y dejar de fumar se correlacionan con resultados efectivos y a largo plazo. Los investigadores diseñaron un estudio para evaluar y comparar los hábitos dietéticos y los patrones de estilo de vida, especialmente la actividad física y los hábitos de fumar, de pacientes con obesidad que han sido sometidos a bypass gástrico y gastrectomía en manga para determinar la adecuación de los cambios de estilo de vida. Su estudio analizó la frecuencia de ingestas, los hábitos alimentarios, la actividad física y el estilo de vida, así como los hábitos de fumar en 50 bypass en Y de Roux y 50 casos de manga gástrica. Después de la cirugía bariátrica, todos los pacientes recibieron asesoramiento dietético y la educación en nutrición fue proporcionada por dietistas. También fueron alentados a aumentar su actividad física. RESULTADOS Al inicio, las características de los pacientes no difirieron significativamente entre edad, altura, peso e IMC entre los grupos bypass y manga. Concluyeron que si bien las cirugías bariátricas son un estímulo para promover el cambio, estos procedimientos deben ser acompañados con información adecuada sobre los cambios necesarios en el estilo de vida para lograr la mayor probabilidad de éxito a largo plazo. A los pacientes le cuesta mucho incrementar su actividad física y no suelen modificar su consumo de tabaco. Por lo tanto, el cuidado multidisciplinar a largo plazo después de la cirugía bariátrica es probable que ayude a los pacientes a lograr más pérdida de peso y disminuir la probabilidad de recuperar peso significativo en el curso postoperatorio.