Cargando...

Hacer una buena compra

Carro de compra

Decálogo de la compra Los 10 puntos básicos para hacer una buena compra sin gastar más de lo necesario, ahorrando tiempo y conservando la calidad desde el mercado hasta casa son los siguientes:

  1. Piensa qué quieres y qué necesitas comprar. Con tranquilidad, siéntate, coge lápiz y papel y anota los alimentos que semanalmente veas que faltan en tu despensa y frigorífico. Si planificas el menú semanal resultará más fácil y rápido saber qué alimento no tienes.
  2. Planifica en varios días. Otra opción más rápida es anotar en la lista de la compra los alimentos a medida que veas van faltando. Seguirás ahorrando tiempo día a día.
  3. Se puede hacer una guía en forma de tabla con los grupos de alimentos y productos varios para la casa. Agrupa por frutas y verduras, carnes y derivados (charcutería), pescados y der., cereales (pan, pasta, arroz, galletas…), lácteos y der. (en refrigerados), envasados al vacío (botes, latas, briks…), productos de limpieza, productos de higiene etc.
  4. Fija las cantidades (unidades, cajas, botes, piezas etc.). Importante saber cuánta cantidad de cada alimento o bebida necesitas.
  5. Si olvidas la lista de la compra en casa (se ha quedado pegada a tu nevera) trata de seguir el recorrido de los grupos de alimentos del mercado. Sigue las líneas de producto, no pases de un pasillo a otro, ni de una zona a otra, desorientada porque no lleves la lista. Pon orden en tu cabeza.
  6. Haz la compra siguiendo un orden de productos según sean más o menos frescos. Empieza siempre por los productos secos (ej: legumbres) o envasados (ej: leche esterilizada y conservas), sigue con los productos refrigerados y congelados (yogures, hortalizas  frutas…) existen bolsas isotermas indicadas especialmente para congelados. Deja para el final de la compra los productos frescos del día como el pescado y la carne.
  7. Identifica la calidad de los alimentos frescos. Fíjate que la verdura no esté rota o con señales negruzcas en los cortes, que la fruta no esté magullada y que los pescados estén brillantes y con los ojos nítidos. La jugosidad de la carne es indicativo de frescura.
  8. Evita hacer compras antes de comer. Mejor con el estómago lleno. Así no caerás en la tentación. Los alimentos a los que tendemos son los grasos y azucarados, calóricos y de mala calidad (ej: snacks salados, bollería grasa etc.).
  9. Interésate por leer las etiquetas. Contiene toda la información sobre el producto y los ingredientes que los componen. Descubrirás términos diferentes como: “bajo en grasa”, “desnatado”, “sin azúcares añadidos”, “edulcorado”, “azucarado”, sin grasas saturadas”, “con grasas parcialmente hidrogenadas”, ”sin gluten”, “sin aditivos ni conservantes”, “enriquecido en Omega 3”, etc.
  10. .Fíjate en el precio y comprueba el recibo de la compra. Cuando un producto no tenga el precio marcado o no veas claro si presenta un defecto pregúntalo, así no tendrás sorpresas en el momento de abonar en caja. En algunos establecimientos (sobre todo los más pequeños o los que no son cadenas nacionales o internacionales) no aceptan reclamaciones posteriores y has de solucionar las dudas en la propia caja antes de salir.

 

Raquel Giner Nutricionista de IntraObes