Cargando...

Alimentacion fuera de casa

Comer fuera de casa
Cuando comemos fuera de casa, el menú suele ofrecer platos con alto contenido en calorías, tales como rebozados, fritos, etc, de manera que a la hora de llegar al postre, ya estamos llenos y las calorías ingeridas superan con creces a las que tendríamos que haber tomado. Esto no sólo nos puede pasar en un local de “fast food”, sino que en un restaurante convencional también se puede llegar a ingerir un alto número de calorías, debido a una mayor ingesta de azúcares, grasas saturadas o refrescos entre otros productos de alto impacto calórico y baja calidad nutricional. Muchos habéis comentado en consulta, que las salidas a comer fuera de casa, son las peores situaciones para mantenerse firme en los objetivos de la dieta propuesta. Algunos consejos al respecto: En la carta, se suelen presentar unos platos tentadores aderezados con salsas exóticas riquísimas en calorías disfrazadas. Disfrazadas por que como es una “salsa” uno no se para a considerar qué lleva, la mayoría están hechas a base de mahonesa, mantequillas y quesos ricos en grasa. Si no sabes qué lleva un plato determinado, pregúntalo!. El menú del día sale más económico que cada uno de los platos por separado y si además os gusta lo que ofrecen en él, parece razonable pedirlo. Pero no es tan razonable si consideráis que suelen llevar dos o tres platos y puede que tengáis suficiente con uno. Si es así, entonces os está saliendo más caro y además, ¿quién se deja luego uno de ellos si ya están pagados?. Procurad llegar a los postres ya satisfechos. Para eso pedid una ensalada acompañando vuestra comida. No se trata de que “nunca” os podáis permitir comer un postre apetitoso, pero hacedlo sólo si habéis previsto de antemano conseguir esas calorías extras y veis que os lo podéis permitir. Recordad que las bebidas alcohólicas, contienen calorías vacías, sin valor nutritivo alguno. Tomadlo sólo cuando lo hayáis previsto. En vuestra casa sólo ponéis delante el pan que os vais a comer, pero en muchos sitios os dejarán toda una cestita llena de panecillos sabrosos. Lo prudente está en coger sólo un trocito y no ¡toda la cesta!. Un saludo, IntraObes Psicología