Cargando...

Atracones de comida

Atracones de comida

A la mayoría le ha pasado. Un mal día, vuelta a casa a última hora con gran agobio y…asalto a la nevera. Hay que tener en cuenta que si esto se produce de forma frecuente, por ejemplo semanal, nos puede estar indicando un trastorno alimentario. Vamos a conocer cuáles son los criterios que caracterizan los atracones de comida:
Ingesta en un período determinado, de una cantidad de alimentos que es claramente superior a la que la mayoría de personas ingerirían en un período similar, en circunstancias parecidas.
Sensación de falta de control sobre lo que se ingiere durante el episodio (por ejemplo, sensación de que no se puede dejar de comer o no se puede controlar lo que se ingiere o la cantidad de lo que se ingiere).
Otras caracterísiticas que se pueden presentar al darse un atracón de comida:
Comer mucho más rápidamente de lo normal.
Comer hasta sentirse desgraciadamente lleno.
Comer grandes cantidades de alimentos cuando no se siente hambre físicamente.
Comer solo debido a la vergüenza que se siente por la cantidad que se ingiere. Sentirse luego a disgusto con uno mismo, deprimido o muy avergonzado.

Si te sientes identificado/a con este perfil alimentario, te invitamos a que sigas leyendo esta nota, para poder parar esta dinámica. Cómo evitar un atracón emocional:
1. Retrasa la vuelta a casa. Aprovecha para hacer algún recado, con el objetivo de postergar tu fusión con la despensa. Llega poco antes de la hora de la cena y cámbiate de ropa, planeando, mientras tanto, una cena saludable.
2. No almacenes alimentos excesivamente calóricos. Intenta no tener en casa todas esas cosas a las que nos lanzamos en el momento del atracón y que suelen ser bollos, patatas fritas, etc.
3. Ten comida preparada. Si llegas a casa con ansia de chocolate o de otro alimento desamente calórico, puedes tener un tupper con comida sana en la nevera que te facilitará las cosas.
4. Haz ejercicio. Esto distraerá al cuerpo del motivo de tu ansiedad. Hay que mantener bajo el nivel de cortisol, que es la hormona que se dispara como respuesta al estrés. Corre, acude al gimnasio o, simplemente, pasea.
5. Elabora listas. Si lo de comer compulsivamente va con tu personalidad, haz listas de lo que has comido a lo largo del día.
Cuando te sorprenda la cantidad, quizás te sea más fácil replantearte el atracón. Si no los intentos para evitar el atracón no resultaran efectivos, te recomendamos que acudas a un especialista psiquiatra o psicólogo.
clínica Escartí Psicología