Cargando...

El decálogo de la buena compra

El decálogo de la buena compra
Nuestro siguiente capítulo de nutrición en IntraObes nos enseñará como debemos hacer una buena compra, una guía clara y sencilla para saber si sabemos planificar, evitar olvidos y sobre todo, no comprar por impulso. 1 Planifica la compra. Con tranquilidad, prepárate un cuadernillo en el que puedas apuntar por grupos de productos lo que necesitas cada semana. Si planificas los menús semanales lo tendrás muy fácil para saber qué ingredientes necesitarás para cada día incluída toda la familia. 2 En varios días. Si te resulta más cómodo y sencillo puedes rellenar la lista a diario o cuando recuerdes lo que te hace falta. De este modo se ahorra mucho tiempo en el supermercado. 3 Por grupos de alimentos. En el caso de la alimentación, recuerda planificar la compra por grupos de productos: frutas y verduras; carnes y charcutería; pastas, arroz y cereales... es una manera fácil de conseguir una dieta equilibrada. 4 Fija las cantidades. Cuando elabores la lista has de establecer las cantidades que vas a necesitar. Muchos alimentos buenos son perecederos o tienen fecha de caducidad temprana y se echan a perder si nos excedemos en su cantidad. 5 Si olvidas la lista. Trata de seguir el recorrido de los grupos alimentarios en el supermercado. 6 Por orden. Haz la compra por orden. Empieza con los productos secos (como las legumbres) o envasados (como la leche pasteurizada y las conservas) y sigue con los refrigerados y congelados (como los yogures y las verduras congeladas). Deja el último lugar para los frescos del día, sobre todo si se trata del pescado. 7 Identifica los frescos. A la hora de comprar los alimentos frescos: fíjate que la verdura no esté rota o presente señales negruzcas en los cortes; que la fruta no esté magullada y que los pescados estén brillantes y con los ojos nítidos. La jugosidad de la carne también da fe de su frescura. 8 Evita hacer compras antes de comer. Puedes caer en tentaciones que no son las más sanas pero si nutritivas y poco saludables, comerlas al salir del establecimiento y quitarte el hambre. 9 Lee las etiquetas. Contienen toda la información sobre el producto y los ingredientes que lo componen. 10 Fíjate en el precio del recibo de la compra. Igual, siguiendo estas indicaciones te llevas una grata sorpresa en el recibo y más si cabe porque tu cesta estará repleta de alimentos seguros y sanos!