Cargando...

Obesidad y pan

Adelgazar con pan
LUCÍA GASCÓN / VALENCIA El primer alimento discriminado en una dieta habitual es, sin lugar a dudas, el pan. El alimento rico en hidratos de carbono representa, junto a dulces y grasas, la manzana prohibida que tanto cuesta abandonar en los periodos de adelgazamiento. Pero un reciente estudio, realizado por la unidad de nutrición Clínica y Dietética del Hospital La Paz de Madrid, le da la vuelta a la tortilla y propone utilizar este querido comestible como aliado en las dietas hipocalóricas. El pan no solo no engorda, sino que "permite la pérdida de peso y reduce el riesgo de abandono" de la dieta. Estas son las conclusiones a las que ha llegado el primer estudio antropométrico realizado en mujeres obesas y con sobrepeso con relación a este alimento. Un total de 122 mujeres, que presentaban una ingesta calórica por encima de sus necesidades, un perfil dietético desequilibrado y un bajo nivel de actividad física iniciaron el programa de intervención divididas en dos grupos: aquel que ingería pan y aquel que no lo hacía. Tras dieciséis semanas de seguimiento, sólo 104 mujeres lo concluyeron. De los 18 abandonos, cinco se produjeron en el grupo de intervención con pan, frente a los 13 casos que se dieron en el grupo que realizó la dieta sin pan. Esto se debe a que las dietas que incluyen este producto alimenticio consiguen una sensación mayor de saciedad y, por tanto, reducen el riesgo de abandono que tan habitual es en las dietas a largo plazo. El resultado en peso de esta comparación no refleja diferencia alguna. Ambos grupos perdieron de media cuatro kilos, en torno al 5% de su peso anterior, un hecho que evidencia, según los autores del estudio, que los resultados obtenidos con la realización de una dieta hipocalórica equilibrada en pacientes con sobrepeso u obesidad no guarda relación con la inclusión o exclusión del pan. En ambos se redujo significativamente la ingesta calórica total y del "picoteo", una práctica muy común entre las personas con este tipo de enfermedades. Viviana Loria Kohen, la nutricionista encargada de realizar el trabajo de campo del estudio, explicó ayer que el mito creado en torno al pan, que ha suscitado una reducción a la mitad de su consumo entre 1977 y 2006, no está justificado y que su exclusión en dietas de adelgazamiento no debe formar parte de la práctica clínica, "un mito incluso dentro de los mismos científicos". Asegura que los altos costes sanitarios que representa la obesidad, "uno de los mayores problemas de la salud pública del siglo XXI", se reducirían con una alimentación saludable que incluya el pan como complemento alimenticio no sólo en la dieta normal, sino también en los periodos de adelgazamiento. La nutricionista recomienda la ingesta de tres raciones de pan al día, un total de entre 120 y 150 gramos, es decir, tres cuartas partes de una barra de pan. Así que con vistas a la "Operación Bikini" en las próximas dietas hipocalóricas, con base en las conclusiones del estudio realizado por el Hospital La Paz de Madrid, se podrá contar con la presencia de este comestible que "no interfiere en la pérdida de peso y facilita el seguimiento del régimen", según su nutricionista Viviana Loria Kohen, responsable del estudio.